Algunas lesiones podrían tener su origen… ¡en los dientes!

Cada vez tenemos más claro que el cuerpo humano funciona como un todo.

Una enfermedad en una parte de nuestro cuerpo puede hacer que seamos más propensos a desarrollar dolencias en otras zonas. Por ejemplo, algunas migrañas o dolores de cabeza tienen su origen en una patología de la boca: la mala oclusión dental. Otro ejemplo son las hernias de hiato, que a veces derivan de otra patología: una mala postura musculoesquelética. Cada vez más estudios científicos avalan esta teoría. ¡Y algunos de estos estudios han llegado muy lejos en sus resultados!

En el año 2003, un estudio de la Universitat de Barcelona con el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y el Fútbol Club Barcelona llegó a unas conclusiones fascinantes: los jugadores que tenían una peor salud dental eran también los más propensos a lesionarse. Los investigadores realizaron un seguimiento de la salud dental de los futbolistas durante dos temporadas. Sus observaciones fueron abrumadoras:

De media, cada uno de ellos tenía unas 2,2 caries activas y la mitad padecían desgaste o erosión dental.

Los jugadores del FCB no eran los únicos que tenían problemas de salud bucal. Pocos años más tarde, un estudio de la University College of London realizado con 187 jugadores de diferentes clubes, descubrió que los futbolistas de la Premier League inglesa también tenían peor salud dental que la media general de la población. Lo más interesante, sin embargo, fue la siguiente observación de los investigadores:

Había una relación directa entre los problemas bucales y las lesiones de los deportistas.

  • Deportistas y mala salud dental

La razón detrás de estas estadísicas es el alto consumo, por parte de los deportistas, de alimentos azucarados o ácidos, como los refrescos o las barritas energéticas. Estos malos hábitos de alimentación, unidos a la sequedad de la boca por la respiración bucal asociada al deporte, provocan un aumento del crecimiento de las bacterias perjudiciales.

¿El resultado? Inflamación de las encías, infecciones y desgaste de los dientes.

  • Una mala salud dental puede provocar otras dolencias y lesiones

“¿Problemas en los dientes? ¡No tienen importancia! ¡Son solo una cuestión estética!”

Esta sería la reacción de algunas personas al conocer estos datos. Pero nada está más lejos de la realidad. Según estos estudios, las enfermedades bucales, sobretodo las relacionadas con las encías, pueden estar directamente relacionadas con problemas de salud en otras partes del cuerpo: problemas de equilibrio, calambres, lesiones musculares o dolores de cabeza.

  • El impacto de una mala oclusión dental

Los dientes desalineados son algo más que un problema estético.

  • Pueden provocar migrañas
  • Dolores en las cervicales
  • Sobrecarga en la espalda y las piernas
  • Desajustes en las caderas y los tobillos, etc.

 

  • El impacto de las caries y de las enfermedades de las encías

Cuando se produce una pequeña infección en la boca, se segregan una serie de mediadores químicos que se distribuyen a través de la sangre por todo el cuerpo. Esto provoca que el tejido de los músculos sea más propenso a debilitarse y romperse.

Recomendaciones para ganar el partido contra las malas bacterias

Las conclusiones de estos estudios son tajantes y no aplican solo a los deportistas de élite: ¡todos podemos tomar nota de estos descubrimientos! Si quieres marcar un gol a la mala salud dental y apuntarte el tanto, ya sabes: Visita a tu dentista una vez al año, reduce el consumo de azúcares y de alimentos ácidos y tómate en serio a tu salud dental.

¡Tu cuerpo entero te lo agradecerá!