¿De dónde viene la pasta de dientes?

Todos conocemos ya la importancia del cepillado diario. Al fin y al cabo, es una de las partes de mayor importancia dentro de la higiene y el cuidado personal. Pero, además del cepillo, el hilo dental y el enjuague bucal, hay un cuarto elemento imprescindible en nuestra rutina diaria. ¡Sí, lo habéis adivinado! El dentífrico. De menta, de fresa, con acción blanqueante, anticaries, para la hipersensibilidad dental… hay de todos los tipos y colores para complacer todos los gustos.

La pasta de dientes no sólo nos deja un buen sabor de boca al terminar el cepillado, sino que nos ayuda a mantenerla limpia, fresca y sana, combatiendo la placa bacteriana y el sarro para prevenir la caries y evitar enfermedades como la gingivitis y la periodontitis. Por eso hoy, desde Raga, hacemos un pequeño homenaje a la pasta de dientes y sus orígenes, para saber de dónde viene este elemento tan importante en el cuidado de nuestra salud bucodental.

pasta-dientes

La primera pasta dentífrica, conocida como clister, fue creada por médicos egipcios hace 4.000 años a base de piedra pómez pulverizada, sal, pimienta, agua, uñas de buey, mirra y cáscara de huevo. Más tarde, otras civilizaciones también emplearían sus propias técnicas para el mantenimiento de la salud dental. Los romanos y los griegos preferían enjuagarse la boca con orina, en la Edad Media, los árabes desarrollaron el uso de una mezcla de productos abrasivos y raíces mientras que, en el Imperio Chino, empleaban espinas de pescado machacadas. Al otro lado del charco, algunas culturas mesoamericanas utilizaban sustancias de origen vegetal y animal para tratar las caries, las molestias dentales y el mal aliento, así como hojas que mascaban y hacía la función de chicle. Prácticas muy diversas y algunas muy poco escrupulosas que compartían una misma convicción: la importancia del cuidado de la boca.

egipcios - pasta dientes

Y así, llegamos a 1850, el momento en que el cirujano dental y farmacéutico Washington Sheffield Wentworth desarrolló una pasta que denominó crema dentífrica. Fue a su hijo al que, observando sus tubos de pintura, se le ocurrió la sencilla idea de meter la pasta en uno de ellos para que su uso fuese más fácil y limpio.

Sheffield-pasta dientes

Pero no fue Sheffield, sino un tal William Colgate, quien, en 1896, desarrolló la primera marca de higiene dental, que se convirtió en la primera empresa en comercializar la pasta dentífrica.

colgate-pasta dientes

Desde ese momento, el desarrollo, la investigación y la evolución tanto científica como tecnológica de la pasta dental es evidente. Así, a día de hoy, podemos observar en el mercado una amplia gama de dentífricos. Son tantos y tan diversos que lo normal es tener dudas sobre cuál es el más adecuado para cada uno. Lo mejor es consultar al odontólogo en las revisiones periódicas. En Clínica Raga estaremos encantados de ayudarte.