Disfrutar de los dulces sin descuidar nuestros dientes

Más del 90% de la población española entre 35 y 65 años ha tenido caries alguna vez.

La caries es una enfermedad multifactorial, pero no es de extrañar que sea tan común; nuestra dieta está repleta del alimento favorito de las bacterias implicadas en su desarrollo.

¡Que levante la mano quien consume azúcares y ácidos diariamente; por ejemplo, refrescos, zumos de frutas, bebidas alcohólicas o snacks!

La OMS recomienda reducir el consumo diario de azúcar a tan solo un 10% de nuestro aporte calórico. Para un adulto de peso medio, la cantidad recomendada es un máximo de 50 gramos de azúcar al día.

Por suerte, reducir el azúcar no está reñido con disfrutar de un montón de recetas dulces.

¡El azúcar está en todas partes!

  • Usamos el azúcar para un montón de cosas: para conservar alimentos, para reducir el gusto salado de las recetas, para aumentar el sabor…
  • La sacarosa está presente en recetas de lo más habituales: en la salsa de tomate, en los lácteos -¡también en los alimentos veganos que sustituyen los lácteos!-, en los zumos de frutas envasados…
  • Por otro lado, endulzantes como la fructosa o la glucosa tampoco están libres de pecado en cuanto a salud dental se refiere. Que no te engañen: que el azúcar no sea uno de los ingredientes en la etiqueta de un producto no significa que no lo contenga.
  • La fructosa y la glucosa también son azúcares y, como tales, pueden favorecer la aparición de las caries. Están presentes en alimentos tan habituales como los snacks, y son el componente principal de la miel, el sirope de maíz o el sirope de ágave.
  • Si tu propósito es reducir el consumo de los azúcares que perjudican la salud dental, te recomendamos  introducir estos sencillos cambios en tu dieta.

Trucos para reducir el azúcar en la dieta

  • En vez de zumos de frutas, apuesta por los zumos de verduras. Las mejores son aquellas que, además de ser bajas en azúcares, tienen un pH alcalino. Este reduce la desmineralización de los dientes, que es el factor principal que favorece el desarrollo de bacterias perjudiciales. Las hortalizas como la remolacha, la zanahoria o el apio son alcalinas y, además, tienen un regusto dulce, ¡ideal para desayunos y meriendas!
  • Ante la duda, ¡mejor sin azúcar! Elige opciones como la mantequilla o los yogures sin edulcorar. Si eres amante del chocolate, empieza a educar tu paladar para que disfrute de una buena tableta de chocolate negro. Si tiene almendras o avellanas, ¡mucho mejor! Estos frutos secos son ricos en calcio.
  • Los refrescos -ya sean light o con azúcar- deberían ser consumidos con moderación. Su alta acidez puede favorecer la desmineralización y la erosión de los dientes.

Los endulzantes más saludables para nuestra boca

Para cuidar de la salud de nuestros dientes, debemos apostar, principalmente, por edulcorantes como la estevia, el aspartamo, la sucralosa, la sacarina, el manitol y, sobretodo, el xilitol.

Además de reducir el riesgo de caries, estos endulzantes son casi acalóricos y tienen un índice glucémico nulo.