¿que es la caries del biberón?

Captura de pantalla 2015-09-03 a las 12.05.08La caries del biberón es el proceso destructivo del diente que tiene lugar como consecuencia de la desmineralización de la superficie dental debido a las bacterias se alimentan de los restos que quedan en los dientes.
Las bacterias no actúan en cinco segundos sino que necesitan su tiempo, cuanto más largo sea el periodo en el que estén los dientes sin limpiar, más posibilidades tendrán de generar caries.
Los bebés acostumbrados a dormirse con el biberón en la boca tienen más probabilidades de desarrollar caries en los dientes de leche, ya que no se limpian sus dientecitos durante un periodo largo de tiempo y los ingredientes como la maltosa, la glucosa, la sacarosa y la lactosa pueden producir caries.
Se trata de componentes de la leche pero también de los zumos de frutas o infusiones endulzadas. Los niños que ya tienen sus primeros dientes y pasan mucho tiempo con el biberón (o vasitos especiales con boquilla) en la boca pueden ver cómo el esmalte dental resulta dañado y se desarrollan las caries. Tampoco se ha de untar el chupete con sustancias dulces.

 

Consejos de alimentación para prevenir la caries dental:

– NO llene el biberón del bebé con líquidos que contengan mucho azúcar.
– Lleve el niño a dormir con una botella de agua solamente y no zumos, leche ni otras bebidas.
– Déle a los niños de 6 a 12 meses sólo leche maternizada (fórmula) a tomar en los biberones.
– No deje que el niño camine de un lado para otro usando un biberón con zumo o leche como chupete. Evite el uso prolongado de chupetes y NO los unte de miel, azúcar ni sirope.
– Comience a enseñarle al niño a beber de una taza alrededor de los 6 meses de edad y trate de suspender el uso del biberón hacia la edad de 12 a 14 meses.
– Retire el biberón o suspenda la alimentación cuando el niño se quede dormido.

Consejos para cuidar los dientes de su hijo:

– Después de cada comida, limpie los dientes y las encías del bebé con un pedazo de tela o gasa limpias para remover la placa.
– Comience con el cepillado tan pronto al niño le salgan los dientes. Cepíllense los dientes juntos, al menos a la hora de ir a dormir. Si usted tiene un bebé o un niño pequeño, ponga una pequeña cantidad de pasta dental no fluorada en un trozo de tela y frótele suavemente los dientes. Usted puede cambiar a pasta dental fluorada cuando esté seguro de que su hijo escupe toda la pasta dental después de cepillarse. Los niños mayores pueden utilizar cepillos de dientes con cerdas de nailon suaves. Utilice una cantidad muy pequeña de pasta dental (no mayor al tamaño de una arveja).
– Comience a usar seda dental con los niños cuando todos los dientes primarios (de leche) le hayan salido (generalmente alrededor de los 2 ½ años).
– Si el bebé tiene 6 meses o más, use agua fluorada o un suplemento de fluoruro si tiene agua de pozo sin tratar. Si utiliza agua embotellada, verifique que contenga fluoruro.
– Inspeccione regularmente los dientes de su hijo y comience las visitas de rutina al odontopediatra cuando todos los dientes le hayan salido o a la edad de 2 a 3 años, sea cual sea lo que suceda primero.

Fuente: bebesymas.com, medineplus