In Sin categorizar

Las incrustaciones dentales son una serie de procedimientos dentro de la odontología conservadora, especialidad de la odontología que se encarga de los tratamientos dentales que pretenden evitar la extracción de dientes, limpiando el tejido dañado sin afectar al resto de las piezas.

Un diente fisurado o quebrado, puede derivar en una acumulación de residuos de alimentos y bacterias y, posteriormente, convertirse en una caries. Gracias a las incrustaciones dentales, se puede reparar ese daño extenso en el diente afectado y evitar su pérdida.

Desde Raga Ortodoncia te explicamos en detalle para qué se usan y qué tipos existen.

 

¿Para qué sirven y cuándo se realizan?

Las incrustaciones dentales recubren la parte erosionada del diente con el fin de preservar al máximo su estructura natural, de la forma menos invasiva posible.

Por lo general están indicadas para pacientes que han perdido una parte de la pieza dental debido a situaciones de caries, desgaste, rotura o fisura.

Incrustaciones en casos de caries

En casos de erosiones más graves donde se ha afectado el esmalte dental llegando a capas más profundas como la dentina y la pulpa, el dentista puede recomendar la aplicación de incrustaciones, ya que se fabrican con un material duro y resistente.

Incrustaciones en casos de bruxismo

En aquellos casos de pacientes en los que el bruxismo (apretar o rechinar los dientes de forma inconsciente) haya desgastado sus piezas posteriores, las incrustaciones dentales evitarán dejar expuestas las capas internas, y devolverá la función natural de los dientes.

Incrustaciones en casos de fisuras

Con el fin de evitar de que la fisura del diente vaya a más y se siga expandiendo hasta capas más profundas de la pieza, las incrustaciones pueden ser una buena solución duradera.

incrustaciones-para-caries

¿Qué tipos de incrustaciones dentales existen?

La parte externa de los dientes que se encuentra en el plano de masticación (corona) está formado por diferentes cúspides dentales, y sirven para mantener la posición vertical de las piezas dentales.

Dependiendo del tamaño de los dientes y de las cúspides que estén afectadas, podemos tener 3 tipos de incrustaciones:

  • Incrustaciones inlay. Indicada para restauraciones preventivas de dientes pequeños y medios, no interviene en ninguna cúspide dental.
  • Inscrustaciones onlay. Se aplica a dientes de tamaño mediano y grandes y alcanza, al menos, una cúspide dental.
  • Incrustaciones overlay. Usada para piezas de tamaño muy grande, cubre todas las cúspides del diente.

Cada una de los 3 tipos de incrustaciones se instalan usando técnicas diferentes.

 

Ventajas de las incrustaciones dentales

Las incrustaciones dentales son recomendadas en casos de pacientes con dientes dañados pero que todavía no han desarrollado caries graves o trastornos más severos.

Entre otras ventajas, podemos destacar:

  • Ayudan a disminuir la debilitación del diente y a reforzarlo.
  • Son casi invisibles, favoreciendo la estética.
  • Conservan la estructura natural del diente.
  • Es un tratamiento perdurable.

incrustaciones-porcelana

Materiales que se utilizan

Las incrustaciones dentales pueden fabricarse con diferentes materiales dependiendo de su estética y durablidad:

  • Amalgama. De material metálico, son las menos estéticas y biocompatibles.
  • Composite. Se fabrica con resina o composite dental, imitando la tonalidad del diente.
  • Porcelana. Es resistente, biocaompatible, y da al diente un aspecto natural gracias a que es traslúcido.

 

Si el procedimiento de las incrustaciones dentales es llevado a cabo por un odontólogo especialista en restauración dental, este tipo de tratamiento es muy resistente y duradero.

Los hábitos de higiene dental diarios así como las limpiezas profesionales periódicas, ayudarán al buen mantenimiento.

Si quieres saber más sobre este tratamiento, ¡ponte en contacto con nosotros y te informaremos!