Los dientes tienen mucha importancia en la estética facial y por ello, tener una sonrisa bonita es uno de los deseos más comunes entre la población. Seguramente, muchas personas querrán aprovechar estos días de confinamiento para comprarse por internet un kit de blanqueamiento dental en casa. Pero, ¿son realmente buenos y seguros este tipo de productos que no requieren la supervisión de un dentista?

Querer mejorar nuestra estética dental es algo totalmente lógico, pero la búsqueda de la sonrisa perfecta ha provocado que algunas personas hayan priorizado la estética por encima de todo, sin consultar opiniones realmente contrastadas de los profesionales.

Buscar en internet “cómo puedo blanquear mis dientes” y dar por válida cualquier opinión es un hecho más común de lo que nos gustaría. Con búsquedas de este tipo, vas a encontrar una gran cantidad de páginas hablando de remedios caseros, de trucos y de agentes blanqueadores milagrosos.

La realidad es que solo en una clínica dental se puede lograr un blanqueamiento dental realmente efectivo, duradero, y lo más importante, realizado bajo unos estándares que garanticen la salud bucal del paciente. Si por comodidad, prefieres realizarte el blanqueamiento dental en casa, existen kits profesionales para realizarlo, pero éstos deben ser siempre recomendados y pautados por un dentista.

 

Kit de blanqueamiento dental

¿Cuáles son los riesgos de los productos que prometen blanquear los dientes?

Los remedios caseros, por lo general, conllevan serios riesgos. Las soluciones fáciles y baratas, siempre captan nuestra atención, pero como quien dice, lo barato puede salir caro.

Si hablamos de los mayores mitos para blanquear los dientes, hay que destacar el agua oxigenada y el carbón activado por encima de todo.

  • Agua oxigenada. Las personas que optan por este remedio, aplican con un algodón unas gotas de este producto sobre la pasta de dientes. Utilizar agua oxigenada, no solo no blanquea los dientes, sino que daña el esmalte, puede causar sensibilidad dental y, sobre todo, es perjudicial para las encías, la lengua y la salud bucal en general.
  • Carbón activado. Si hablamos del remedio casero más utilizado para blanquear los dientes, ese es el carbón activado. Además, en los últimos meses, se han puesto muy de moda productos de este tipo.

 

Potenciado por las recomendaciones de los famosos influencers, muchas personas han optado por utilizar este producto, sin conocer los riesgos que ello conlleva. El carbón activado actúa como una lija, dañando el esmalte dental y haciendo visible la dentina, que, precisamente, tiene un color más amarillento que el esmalte, por lo que se lograr el efecto contrario al deseado.

También se pueden encontrar kits de blanqueamiento dental en las farmacias. Aunque se trata de un tratamiento más seguro que los caseros, en las clínicas dentales trabajamos con productos blanqueadores con una cantidad de un 0,6% de peróxido de hidrógeno, mientras que, en los productos vendidos por las farmacias, no pueden superar la cantidad de 0,1%.

Esto significa que en los resultados finales tras el blanqueamiento dental siempre serán más evidentes, notorios y seguros si se realizan en una clínica dental bajo la supervisión de un dentista.